Navidad en la costa de Andamán

Tras un mes de octubre en las gélidas montañas del Karakorum, duchándome una ver por semana del frío que hacía y la ausencia total de comodidades como agua caliente, electricidad, etc… Yao Hua y yo nos fuimos juntos a pasar un mes y medio en Pai y Laos. Después de tanto tiempo lejos del mar, empecé a sentir un extraño picor durante el día y unos sudores nocturnos… no había duda: empezaba a tener mono de playa.

Nos dió igual las advertencias de todo el mundo de que ir en navidad a la costa sur de Tailandia es una locura: demasiada gente, todo super lleno y los precios por las nubes. “Seguro que hay algunas zonas de la costa menos masificadas” nos dijimos. Gracias a ese ingenio de google earth, me recorrí virtualmente la costa de arriba a abajo. Nos decidimos por la llamada costa de Andamán tailandesa, concretamente la zona norte: desde Khaolak hasta prácticamente la frontera con Myanmar, las islas de Kho Phayam y el parque nacional Kho Similan. A esta costa se la denomina costa de Andaman porque precisamente da hacia el mar de Andamán, que recibe el nombre a su vez del archipielago de las islas Andamán, pertenecientes a India.

Vista general de una de las playas más impresionantes que nos encontramos en el viaje, en el parque nacional de las islas Similan

La ruta empezó volando a Phuket con Air Asia. Por unos 40€ por persona, encontramos un billete de ida y vuelta desde Bangkok. La verdad es que una de las muchas ventajas que tiene Tailandia es que su infraestructura de transportes y turística es muy buena… y adaptada a cada bolsillo. A diferencia de otros lugares, como cada vez más Bali, donde tiende a imponerse el turismo caro pero que ofrece muchos servicios que no se corresponden con el precio, Tailandia ofrece buenos servicios en general adaptados a cada necesidad. Nosotros, que andábamos en ese tránsito desde el mochilerismo más absoluto (bueno, por mi parte) a un mochilerismo algo más confortable que alterna servicios baratos con alguna que otra noche de hotel, siempre nos sentimos muy a gusto en Tailandia, porque en cualquier destino viajero tienes todas las opciones. Y lo mejor, cada rango ofrece una buena relación calidad-precio.

Una vez en Phuket, donde nos quedamos solo una noche, pillamos un bus que nos llevó directamente hasta Khaolak.

Faro sobre un islote rocoso frente a la playa de Khaolak

Yao Hua haciendo la payasa un poco. Jugando con largas exposiciones y el flash, se consiguen efectos interesantes.

Khaolak es un pueblo enfocado al turismo de familia y al buceo. No hay mucha “fiesta” como puede haber en Phuket o Kho Phangan. Es el centro neurálgico desde donde salen la mayoría de expediciones a los parques nacionales acuaticos de Kho Similan y Kho Surin.

La zona de Khaolak y el cabo Pakarang fue una de las más castigadas por el Tsunami de 2004. En la actualidad la reconstrucción está prácticamente finalizada, a excepción de algunos edificios ruinosos cubiertos de vegetación que aún se pueden observar por el camino. Las autoridades han desarrollado un sistema de alerta ante tsunamis bastante bien conservado y facil de entender. Muestran rutas hacia refugios a través de señales que puedes encontrar por todas partes…aunque también es cierto que a algunos turistas les genera algo de paranoia lo de ver estas señales por todas partes.

A mayores, al norte de Khaolak está el cabo Pakarang, un cabo arenoso que da paso a una zona mucho más tranquila de kilométricas playas con bajas mareales inmensas. Otro motivo para visitar este cabo: es una de las zonas con mayor oleaje de todo Tailandia; lo cual no significa que haya muchas olas, ya que Tailandia no es precisamente un destino surfero. Sea como fuere, unos dos kilómetros al sur del cabo, siguiendo una carretera que pasa frente a un par de resorts y, tras cruzar la desembocadura en la playa de un río poco profundo, hay un pequeño grupo de negocios locales que se centran en el servicio al “surfero”. Se alquilan tablas, se dan clases a principiantes, hay cerveza fría, comida barata, musiquilla y demás. Las olas no son tremendas, pero está muy bien para pasar el día con gente maja, hacer un rato el tonto con un tablón y darse un paseo por la arena mojada.

El río que hay que cruzar, la marea baja y de fondo el grupito de negocios locales. Si os fijais, se ven algunas espumitas en la ensenada, cuando sube la marea y ganan fondo, hay una izquierda decentilla que abre en dirección al río.

Estando en el lugar perfecto para una expedición a las míticas Kho Similan y habiendo escuchado que el año entrante iban a revisar la normativa de expediciones al parque nacional (actualmente creo que las han cerrado al turismo para que no se dañen demasiado y tengan tiempo a regenerarse), no nos lo pensamos dos veces y por un precio más que razonable (algo así como 15€ por persona), nos fuimos en una excursión de 1 día completo a las islas.

Varias tomas de Yao Hua en las Similan practicando su deporte favorito: playerismo

La siguiente etapa del viaje nos llevó en bus de nuevo y luego en ferry hasta la poco conocida isla de Kho Phayam (no confundir con la archiconocida y fiestera Kho Phangan). Elegimos este lugar precisamente por eso, porque casi no va gente. Para llegar a ella, tuvimos que llegar hasta el pueblo fronterizo de Ranong y allí tomar el barco hasta la isla. A lo largo de la ruta, se pueden ver varias islas que pertenecen al archipielago de las Mergui, ya perteneciente a Myanmar.

En Kho Phayam pasamos la navidad y el fin de año, en un antíguo club de playa recovertido en “resort” muy asequible. A nosotros, un bungalow con baño privado y aire acondicionado, nos costó 10€ por noche. El lugar se llama buffalo bay beach club.

Celebrando el día de navidad en la playa, con arbolito incluído.

La verdad es que nos divertimos bastante, el restaurante del “resort” tenía un menú muy variado e internacional, aunque el dueño un medio ruso medio israelita era un poco… sui generis. Me quedé de piedra al ver que ofrecían no solo paella, sino pulpo á feira!!!!! No me podía creer que me pudiera pedir un pulpiño allí mismo, en medio de ese paraiso tropical de aguas turquesas. Por supuesto, probamos ambos. EL pulpo terminó siendo calamar, pero cocinado ciertamente al estilo gallego, con pimentón y todo. La paella, en vez de ponerle azafrán, le pusieron, agarraros… curry! Casi me meo de la risa. Al final desistimos y nos fuimos a un clásico internacional: marisco! Unos buenos gambones, almejitas y demás…y de segundo un buen pescado a la brasa.

La paella, justo antes de probarla, cuando dijemos “wow, pero si tiene buena pinta!”

Haciendo volar un farolillo tailandés, como muestra de los buenos deseos para el próximo año.

A falta de olas, buenas son colchonetas rosas, la cuestión es hacer el payaso un rato.

La isla tiene dos playas principales, una de ellas es la que llaman Buffalo Bay, la otra la verdad no me acuerdo, pero tiene un ambiente más jipi-mochilero (que no por eso más barato). Lo cierto es que pensamos en quedarnos en esa otra bahía, pero nos desagradó mucho que para moverse de extreme a extremo de la playa, permiten circular motos por la arena mojada… lo cual le roba todo el encanto al lugar. Nunca es agradable tener que cruzar el tráfico para ir a darte un baño, ni respirar humos, escuchar ruidosos motores, etc.

Lo estabamos pasando genial, pero entonces dimos con el “pero”. La isla está llena de unos insectillos voladores que les llaman “sunflies”. Son tan pequeños que es muy dificil verlos o mantener la habitación libre de ellos. Si no eres alérgico a ellos, no son más que una ronchita que se va pronto y no tiene más complicación. Si eres alérgico, pues de cada picadura, en vez de una ronchita, te sale una docena de ronchas. Allí descubrimos que Yao Hua era alérgica. Se le puso la espalda perdida de granos.

No todo eran insectos cabrones, también los había bonitos. Como estas mariposas de tamaño gigantesco (casi como la palma de la mano de Yao Hua).

Fuimos incluso al médico: un centro de salud construido y mantenido gracias a la fundación del rey de Tailandia. La verdad es que bastante bien, buena atención en inglés (aunque no hablaban mucho, se hacían entender) y gratis. Solo tuvimos que pagar por la medicina. De todos modos, la propia doctora nos dijo que si en 3 días no mejoraba, lo mejor era irnos, ya que si seguían saliendo más y más ronchas, la crema y las pastillas no iban a ser suficientes y habría que pasar a las inyecciones. Esperamos 3 días, y como la cosa no mejoraba, decidimos acortar nuestra estancia en la isla y volver al cabo Pakarang.

Tras unos días en Khaolak muy de relax, volvimos a Bangkok tan solo para pillar un avión con destino a Bali. Allí nos instalamos por varios meses…hasta que descubrimos que Padma venía en camino. Parece ser que los deseos que pedimos la noche de fin de año haciendo volar esos farolillos surtieron efecto.

Los últimos días no hicimos más que estar de trancas por la playa y hacer fotos de postureo…
Anuncios

4 comentarios en “Navidad en la costa de Andamán

  1. Hola!

    Maravillosas tus fotos. Es impresionante el color del agua de Kho Similan.

    Te cuento que con mi familia iremos al Sur de Tailandia en unas semanas más, y estamos viendo quedarnos en Khao Lak, para conocer las Islas Similan.

    Te quería molestar y preguntar, cuánto cuesta trasladarse en bus o en taxi desde el aeropuerto de Phuket a Khao Lak? Cuando fueron a conocer las Islas Similan desde Khao Lak cómo contrataron esa excursión? Cuánto hay de distancia desde Khao Lak y las Islas Similan?

    Muchas gracias!

    Que estés muy bien!

    Aracelly Pérez-Kallens R.
    Periodista

    1. Hola Aracely, gracias por los positivos comentarios! Mira, este viaje es de 2009 y desde entonces estoy seguro que los precios habrán cambiado un montón. En todo caso, no te agobies, desde el aeropuerto es relativamente facil encontrar transporte bueno a Kao Lak. Respecto a cómo contratar la excursión… no te preocupes, verás pequeñas agencias de turismo por todas partes! pregunta en varias, asegurate de que ofrecen el mismo servicio y elige la que mejor precio te ofrezca!! Buena suerte y disfruta!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s