Maeru

En este tercer viaje a las islas Mentawai, por fin he sido capaz de disfrutar de sus incontables atractivos. Siguiendo con el mini glosario de expresiones locales, en indioma Mentawai, maeru simboliza la belleza. No sólo la belleza exterior, ya sea física o paisajística, sino la belleza interior de cada ser y de cada cosa.

Y eso es lo que descubrí esta vez: la belleza. Se diría que a la tercera va la vencida. El viaje, como los anteriores, era para colaborar en un proyecto de lo más interesante relacionado con comunicación multimedia e interculturalidad, con la juventud de la isla de Siberut. Lo bueno es que, en esta ocasión, mi trabajo ha sido mucho más práctico: guiar una formación de formadores con un grupo de lo más variopinto. Todos y todas bastante jóvenes, pero de diferentes clanes de la isla y de diferentes religiones: cristianos, musulmanes y fieles a la espiritualidad Mentawai.

La ruta comenzó con una larga jornada en barca, con algún que otro parón de los motores en plena zona de oleaje… y me refiero a tremendas olas que nos iban empujando hacia la costa, y por tanto hacia la rompiente. Algunos nervios pero pronto se solucionó gracias al buen hacer de Valerius, nuestro intrépido patrón de la barca. El objetivo: un pequeño poblado Mentawai a orillas del oceano índico, en la remota costa occidental de la isla: Sagulubekk.

menta (2)Esto es lo  que nos encontramos al llegar: playa larguísima de arena grisácea, repleta de acantilados.

mentaLiki, miembro del equipo, es abrazado por una pariente lejana: pertenecen al mismo clan

Con la preciosa estampa costera que nos encontramos, el primer día nos dedicamos a practicar foto paisajística, a rodar algunas escenas relacionadas con el turismo de naturaleza y, por supuesto a forrarnos de fotos del atardecer.menta (1)

menta (4)Dos preciosas instantáneas del atardecer desde la esquina norte de la playa de Sagulubekk.

La siguiente etapa era adentrarnos en la selva hasta un pequeño poblado tradicional, cosa de 1 hora río arriba. Allí, nos esperaba una de las experiencias más impresionantes que he tenido. Encontrarme con un Sigerei (chamán) y asistir a un ritual.menta (6)

menta (5)Un par de retratos del Sigerei que ofició la ceremonia.

Lo cierto es que prácticamente no tomé la cámara durante la ceremonia, por lo que sólo tengo fotos de la llegada y la despedida. Tengo varios sentimientos encontrados en referencia a esta experiencia. Uno de ellos tiene que ver con el hecho de que la ceremonia implicase matar a un cerdo y a una gallina. De la gallina, la verdad, no me di casi ni cuenta, ya que no lo hizo frente a nosotros y no implicó mucho ruido.

Sin embargo, el cerdito, bastante cría, lo mantuvieron atado durante aproximadamente una hora, en la que el pobre se desgañitaba pidiendo auxilio e intentando escapar. Mientras que el Sigerei lo hacía todo ciertamente con tacto y talante trascendente, el grupito de “ayudantes”, jovenes de la aldea, trataron al cerdito con bastante desprecio. Uno de ellos incluso vertía la ceniza de su cigarro sobre su rostro. Esto me puso de bastante mala ostia y estuve a punto de levantarme y liberar al cerdo frente a ellos como señal de completo desacuerdo. Sin embargo, no quise faltar al respeto al Sigerei, ya que creo sería una total discordancia con las tradiciones locales, por lo que opté por soltar algunas miradas asesinas al grupito de jóvenes.

Sea como fuere, en el momento del sacrificio, sentir como la respiración del cerdo se iba apagando, ahogada por la sangre que chorreaba a borbotones por su garganta… en fin. Sentir que una vida se va así, delante tuya, entre sollozos tan parecidos a los de un niño humano. Y más siendo padre como soy… pensé en la mamá del cerdito, y aunque algunos al leer esto os pueda parecer una cursilería, la verdad es que me dejó en cuerpo fatal. Me vinieron a la mente Daphne y Paloma, dos geniales amigas muy involucradas en la lucha contra el maltrato animal y el veganismo. Deciros que aún no he probado la carne desde entonces.

Tras ese mal trago, el Sigerei leyó en corazón y otras visceras del cerdo, nos dió la bienvenida a su familia espiritual y nos pornosticó una jornada segura por la vida hasta nuestro próximo encuentro. El resto de la ceremonia es francamente intensa y privada, por lo que os invito a que, si teneis oportunidad, la vivais por vosotros mismos/as, ya que cualquier palabra que yo le encontrase aquí, no le haría justicia.

imc

Foto de despedida la mañana siguiente, tras una intensa noche ritual

Lo cierto es que era algo escéptico con la ceremonia al principio, porque pensé que me iban a tratar como a un turista más y que todo iba a ser un paripé para disfrute de mi… pero viendo cómo de impresionados, entregados…inmersos que estaba el grupo local. Esa chispita en sus ojos, esa sensación de hermandad… no se… pensé que iba a escribir algo así como: “el proceso de conversión de un valor cultural simbólico en otro materialista por efecto del turismo”, pero debo comerme mis palabras y admitir que la juventud Mentawai que vive en los asentamientos indonesios, ya se confiesen musulmanes o cristianos, sigue otorgándole un respeto y admiración a sus raices culturales que ya nos gustaría a muchos en occidente.

La siguiente y última parada de nuestro periplo era la zona de Nyangnyang e islas aledañas. Con diferencia, la zona más turística de las Mentawais. La intención era introducirles a la fotografía deportiva y turística de playa, concretamente del surf. La zona es verdaderamente preciosa y, para un surfero confeso como yo, un auténtico paraiso de las olas. Os dejo con algunas de las fotos que fui tomando mientras nos movíamos por la zona.menta 1menta 2menta 6menta 7menta 9menta 10menta 11menta 12

Como conclusión final, quiero destacar la ternura de la gente de Siberut y su calidez humana. Sé que para los que vayais por allí, a muchos os sorprenderá lo caro que está todo, la sensación de que os están esquilmando el dinero y no sabeis para qué exactamente. Si, todo eso es cierto… en Mentawai tienes la sensación de que te están timando o que, al menos, los servicios que recibes no se corresponden con el precio que pagas por ello. Pero eh… recuerda siempre toda la cantidad de cosas de valor incalculable que vas a vivir allí… y comprenderás que quizá a lo que se le puede poner precio, le están poniendo un “impuesto” del 50% por todo aquello a lo que no se le puede poner un precio… ya que hacerlo sería como querer explicar el Amor con palabras: siempre tendrías la sensación de dejarte lo mejor en el tintero.

Anuncios

3 comentarios en “Maeru

  1. COMO STAS , ESTOY VIAJANDO A INDO Y ME ESTOY GUIANDO POR VOS 🙂 ME GUSTARIA LLEGAR A SAGULUBEKK Y NYANGNYANG. COMO PUEDO LLEGAR?¿

    Y OTRA COSA SABES ALGO DE LOS PARQUES NACIONALES BUKIT BARISAN SELATAN, GUNUNG LEUSER Y KERINCI SEBLAT¿

    GRACIAS POR TU AYUDA

    1. Hola Carla!

      A Segulubekk lo tienes un poco más complicado, la costa oeste de Siberut está prácticamente off-limits. Quizá puedas encontrar algún trek de varios días por la selva para llegar… de otro modo, sólo gastándote mucha plata por un bote privado. A Nyangnyang es más facil: es una islita con algo de turismo, sobre todo surfero y al salir del ferry que te lleva a Siberut desde Padang, habrá varias personas ofertando el viaje en bote compartido. Puedes incluso aprovechar la travesía para entablar conversación con otros viajeros y ver quién se va para allá.

      Suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s